Qué tipo de cuerpo tienes y qué entrenamiento necesitas

Tipos de cuerpos
Rate this post

¿Estás entrenando correctamente, o estás lidiando con la frustración? En ambos casos, es casi seguro que un detalle se te haya pasado por alto: tu tipo de cuerpo. A pesar de que es imposible englobar a todas las personas, con cada una de sus particularidades, en un puñado de categorías predeterminadas, sí que existen tres tipos generales de cuerpos en los que todos encajamos, en mayor o menor medida: ectomorfos, mesomorfos y endomorfos; y existe, también, una relación directa entre tu tipo de cuerpo y el tipo de entrenamiento que deberías realizar para alcanzar tus objetivos.

Tipo de cuerpo: en teoría

La teoría de los tipos de cuerpos, o somatotipos, fue desarrollada en 1940 por el médico estadounidense William H. Sheldon, quien creía, entonces, que todos los seres humanos estábamos determinados por esta clasificación.

Hoy en día, en cambio, entendemos que nadie se acopla por completo a una sola categoría, y que, a su vez, con el tiempo, una persona puede cambiar radicalmente su tipo de cuerpo y pasar de ser endomorfo, por ejemplo, a ser ectomorfo.

Así, conocer tu tipo de cuerpo puede ayudarte a entender mejor qué tipos de ejercicios necesitas realizar o, mejor dicho, qué tipos de ejercicios serán más efectivos para ti; por lo que lo primero que debes hacer es, claro, definir tu propio somatotipo.

Los tipos de cuerpos

La forma de definir tu tipo de cuerpo es muy simple: tienes que leer las características de cada somatotipo, y definir cuál es el que más se asemeja a tu propio cuerpo. Recuerda que nadie es puramente ectomorfo, ni mesomorfo, ni endomorfo, sino que cada cuerpo es más o menos semejante a uno de estos somatotipos, aunque comparta alguna característica con otro.

Ectomorfo

Este tipo de cuerpo es el más delgado de los tres. Abdomen plano, extremidades largas, cadera y hombros estrechos, y poca grasa corporal. Las personas con un somatotipo ectomorfo se caracterizan por contar con un metabolismo sumamente rápido, lo que les dificulta subir de peso.

Por esta razón, las personas ectomorficas que busquen ganar músculo deberían llevar dietas ricas en proteínas y carbohidratos; sobre todo estos últimos, que son fundamentales para mantener un balance energético positivo en un cuerpo con un metabolismo tan acelerado.

En el entrenamiento, la idea general es evitar quemar demasiadas calorías, por lo que el cardio, o cualquier tipo de ejercicio aeróbico, debe ser limitado a lo justo y necesario. En cuanto al ejercicio muscular, se recomienda trabajar sobre zonas concentradas de 1 o 2 músculos en cada sesión, con descansos prolongados entre serie y serie, a la vez que evitar realizar series de muchas repeticiones (entre 5 y 10 por serie, como máximo).

Mesomorfo

Este tipo de cuerpo se suele definir como un punto medio entre el ectomorfo y el endomorfo. Hombros anchos, cadera estrecha, piernas fuertes, contextura atlética, y facilidad para ganar musculo y mantenerse en un buen estado físico. Las personas con un somatotipo mesomorfo suelen tener más flexibilidad a la hora de alimentarse, lo que no significa que deban descuidarse, sobre todo en relación a la ingesta de carbohidratos.

En el entrenamiento, las personas mesomorficas tienen la ventaja de que su cuerpo suele reaccionar bien a prácticamente cualquier tipo de ejercicio, por lo que lo más recomendable suele ser una combinación de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos de media o alta intensidad, dependiendo siempre de los objetivos particulares de cada persona.

Endomorfo

Este tipo de cuerpo es el qué más dificultad tiene para eliminar grasa corporal. Contextura y abdomen redondeados, piernas gruesas, brazos cortos. Las personas con un somatotipo endomorfo, al contrario que las ectomorficas, tienen un metabolismo lento, lo que les dificulta naturalmente quemar grasa.

Por esta razón, si lo que buscan es bajar de peso o ponerse en forma, deben seguir una dieta rica en proteínas y muy baja en carbohidratos, sobre todo en carbohidratos simples, como el azúcar.

En el entrenamiento, las personas endomorficas deben enfocarse siempre en los ejercicios aeróbicos, fundamentales para quemar calorías. En cuanto al entrenamiento muscular, que puede acompañar al aeróbico, se recomiendan las series largas de muchas repeticiones, con descansos cortos entre serie y serie.

 

Recuerda, el tipo de cuerpo que tienes hoy no tiene por qué ser el tipo de cuerpo que tendrás siempre: con esfuerzo, dedicación y constancia, es perfectamente factible cambiar de somatotipo, cambiar la forma de tu cuerpo para lograr alcanzar tus objetivos, así sean puramente estéticos, o relacionados con tu salud. ¡Solo depende de ti!