Press de banca con mancuernas

Rate this post

La rutina del press de banca con mancuernas suele ser usado por aquellas personas que desean hacer un ejercicio específico para los pectorales, pues en este caso se logra una mayor amplitud de brazos y se reduce el esfuerzo sobre los tríceps y los deltoides.

Se trata de un programa de ejercitación recomendado para gente que ya alcanzó un tono muscular sobresaliente en el resto del cuerpo, pero que adolece de crecimiento en la zona pectoral. En tal sentido, se trata de una manera de lograr un correcto balance en el desarrollo corporal.

En la realización del press de banca con mancuernas se necesita seguir una serie de pasos, tanto por motivos de seguridad como para lograr una efectividad del 100% al realizar este ejercicio. Los mismos son los siguientes:

Respetar la posición inicial

Recostado en banco de ejercicios, con la espalda plenamente apoyada y los pies colocados encima del piso. Las mancuernas en ambas manos y abiertos los brazos en un ángulo de 90 grados.

Levantar ambas mancuernas

Debes inhalar y luego hacer el esfuerzo de levantar ambos brazos, uniéndolos como si dieras una palmada. De dicho modo, garantizas que únicamente haces esfuerzo con los músculos del pecho.

Bajar las dos mancuernas

Lo siguiente es bajarlas con cuidado, ya que por lo general tarda el doble de tiempo descenderlas que subirlas. Por lo general, es el momento más delicado, pues puede suceder un accidente que ocasione algún doblez excesivo del brazo y lastimarte.

Como puedes notar, el press de banca con mancuernas tiene su técnica, misma que se debe llevar a cabo con precaución y esmero, al igual que cualquier rutina con pesas.

Al efectuar este ejercicio, se debe tener en cuenta ciertos aspectos. El primero, es que cuando se tienen ambos brazos extendidos en horizontal con el peso de las mancuernas, se debe procurar no soltarlas, pues se pueden lastimar los codos o el rotador de los hombros.

Igualmente, en el press de banca con mancuernas se recomienda levantar el torso con las dos mancuernas en la mano. Una vez que la persona está sentada, se procede a colocar el peso sobre las rodillas y se procede a liberarlo. Este último movimiento, es el que garantiza mayor seguridad.